lunes, 19 de julio de 2010

Moratinos, la UE y los presos políticos cubanos

Están liberando a los presos políticos cubanos gracias al diálogo, le dice el canciller español Moratinos a la Unión Europea. Moratinos afirma que la postura del gobierno de España está reivindicada y que la Posición Común de la UE hacia Cuba se debe abandonar. Hay una ``nueva era'' en Cuba.

La prometida liberación (o posiblemente el exilio) de 52 presos políticos es, sin duda, una buena noticia, pero, ¿en realidad cómo ocurrió y cuál debe ser ahora la postura de la comunidad internacional frente a Cuba?

El diálogo con Cuba no es nuevo para la UE. Desde que se adoptó la Posición Común en 1996, una legión de ministros europeos ha visitado Cuba y muchos funcionarios del gobierno cubano han visitado Europa. La UE ha patrocinado importantes programas de cooperación con Cuba e intercambios científicos, educativos, deportivos y culturales. También han llegado a la isla turistas e inversiones de la UE. El objetivo es promover una mayor apertura política y económica en Cuba.

Este diálogo y esta relación se han logrado con una Posición Común. La UE y Cuba abrieron una oficina de la Comisión de la Unión Europea en La Habana el 13 de marzo del 2003, y el gobierno cubano quedó encantado. Sin embargo, cinco días después, cuando los ojos del resto del mundo estaban en Irak, se produjo el encarcelamiento de los 75, cuya liberación estamos viendo ahora. La UE impuso sanciones diplomáticas a Cuba e invitó a los disidentes y a sus familiares a sus fiestas, junto a miembros del gobierno. Fidel Castro estaba furioso, organizó concentraciones masivas contra la embajada española y la italiana, y congeló los contactos diplomáticos. La embajada británica recibió una amenaza de bomba. La solidaridad que la UE alentó ayudó a la formación del grupo de las Damas de Blanco. Ellas y Oswaldo Payá han ganado distinciones del Parlamento Europeo. Todo esto ocurrió bajo la Posición Común.

Moratinos ocupó su cargo en el 2004 y propuso un cambio radical en la política de la UE. Cuestionó el propósito de las sanciones, alegando que la Posición Común obstaculizaba ``una relación serena y segura'' entre la UE y Cuba. Negoció el levantamiento de las sanciones. Catorce presos fueron liberados en diciembre del 2004 (mientras las sanciones de la UE seguían en pie), entre ellos figuras prominentes como Raúl Rivero, Martha Beatriz Roque y Oscar Espinosa Chepe. Desde el levantamiento de las sanciones, no hubo otra liberación masiva de presos hasta este julio.

La diplomacia de Moratinos ha contemplado un contacto periódico con el gobierno cubano. Pero en La Habana, Moratinos ha rehusado reunirse con figuras de la oposición y no cuestionó el historial del gobierno cubano en derechos humanos. En el 2009, dijo que el abandono de la Posición Común hacia Cuba sería un objetivo central de la presidencia española de la UE en la primera mitad del 2010. ¿Por qué? Porque era irrespetuosa hacia el gobierno cubano y obstaculizaba una relación ``normal'' entre Cuba y la UE.

Cinco años después que la UE levantó sus sanciones, Yoani Sánchez ha sido atacada, las Damas de Blanco sufrieron acosos y amenazas, y Orlando Zapata Tamayo murió defendiendo la causa de los disidentes presos.

El 11 de marzo del 2010, el Parlamento Europeo condenó al gobierno cubano por la muerte de Zapata y pidió que la UE renovara su atención a los derechos humanos. El 24 de marzo, el presidente Obama manifestó idénticos sentimientos. En abril del 2010, el cardenal Ortega dio su ahora famosa y franca entrevista a Palabra Nueva, de la Iglesia Católica, y cubanos respetados, como Silvio Rodríguez y Carlos Varela, criticaron la represión en Cuba.

La liberación de los presos no puede atribuirse simplemente al ``diálogo''. La UE ha tenido que jugar un papel más versátil mientras los cubanos han ganado audacia. La reafirmación de la Iglesia siguió a la indignación en la UE y en todo el mundo y mostró lo que muchos sospechaban: que la Iglesia había descuidado por mucho tiempo su potencial para ejercer una influencia política. La Iglesia ha adoptado la causa de los disidentes y las frustraciones más generales. Junto con el coraje de la oposición, han forjado una alianza eficaz. Pero la UE también ha seguido concentrada en Cuba. Sus turistas, sus inversiones y su cooperación siguen en la isla. No obstante, se negó a abandonar la Posición Común en junio del 2010, como quería Moratinos, y pospuso una revisión hasta septiembre. Hoy vemos los resultados.

Moratinos puede reclamar crédito por mantener la atención de la UE hacia Cuba, pero la firmeza de la UE al denunciar la represión en la isla ha demostrado ser más valiosa desde 1996. Ha contribuido a producir más que un diálogo. La UE debe tener en cuenta estas lecciones cuando revise en septiembre su política hacia Cuba y la continua falta de libertades básicas en la isla.

Embajador del Reino Unido en Cuba del 2001 al 2004.