miércoles, 3 de febrero de 2010

Ramiro Valdés en Caracas Intenta Pasar Gato por Liebre


El oligofrénico que deshace a Venezuela haciendo uso de una presidencia que el 70 porciento de los venezolanos, embotados unos por la idiotez, esa enfermedad endémica que padece la mayoría de los latinoamericanos, y obnubilados otros por el populismo farsante, que les hace creer a las masas que la culpa de su pobreza la tienen los ricos despiadados, que acumulan riquezas en base a la explotación desmedida e inmisericorde, anunció ayer que uno de los asesinos más temibles de la dictadura castrista, ahora disfrazado de ministro de tecnología cubano-en un país como Cuba, que padece un atraso tecnológico de 50 años- se encuentra en Venezuela para dirigir la comisión técnica que hará frente a la grave crisis eléctrica que afecta el país.

Y esto fuera creíble si Valdés hubiera sido capaz de resolver ese problema en Cuba. Un país en el que los constantes apagones eléctricos son habituales; donde la tan cacareada revolución electrógena promovida por Fidel Castro fue un fiasco vergonzoso; donde hoy, tras cinco décadas de dictadura, el fallido régimen, en bancarrota económica y con una corrupción político-administrativa que no tiene antecedentes en la era republicana, ha sido incapaz de electrificar el 100 porciento del territorio habitado, a pesar de que en 1959 recibió un país electrificado en el 80 %. Y no conforme con la incapacidad para crecer, no ha sido bueno ni siquiera para conservar en buen estado las redes eléctricas que existían, provocando un deterioro alarmante y una ineficiencia en la producción y distribución eléctrica, que sólo son el reflejo de la decadencia absoluta del castrismo en todos los niveles de la economía y la sociedad.

¿Entonces, qué hace Ramiro en Venezuela?

Póngale el cuño. Está ahí para hacer lo que sabe hacer muy bien: reprimir. En momentos en que el régimen dictatorial disfrazado de democracia de Chávez se tambalea, por el desbarajuste económico en que ha metido al país y por la confrontación en la que está con un sector de la sociedad civil: los estudiantes.

Son los estudiantes el verdadero motivo por el que Valdés está en Venezuela. El, como los Castro, sabe que la pelea con los estudiantes puede ser el fin del chavismo. Porque cuando los estudiantes se rebelan, impulsan a la rebelión a sus padres y hermanos, y cuando eso pasa, hay que reprimir violentamente, y cuando llegan los muertos, ya nada se detiene.

Valdés viene a orquestar toda una estructura de penetración del movimiento estudiantil por los servicios de inteligencia cubano-venezolanos, y al mismo tiempo iniciar un proceso de amedrentamiento, coacción, división y desmantelamiento del movimiento estudiantil. Sabe que son los estudiantes quienes pueden aglutinar a su alrededor una oposición sólida.

Sólo hay que vivir para ver. Venezuela va a seguir con sus problemas eléctricos y la represión contra los estudiantes se acrecentará. Pero por ahora, para justificar la llegada del represor cubano, pretenden pasarnos gato por liebre. Pretenden hacernos creer que este criminal confeso es un especialista en tecnología eléctrica.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin duda, afilado tu comentario. Eres un terrible tiranicida

Fulge dijo...

muy buen artículo..Duro a las Tiranías,,eso es lo primero

Anónimo dijo...

Más claro, ni el agua.

Raúl Dopico dijo...

Gracias a todos

Anónimo dijo...

excelente